Pedir cita

Falacias lógicas en nutrición: Post hoc y ad verecundiam

Inicio > Blog > Falacias lógicas en nutrición: Post hoc y ad verecundiam

Rubén Hernández González

Técnico en dietética y nutrición colegiado 2808 COPTESSCV, con experiencia en dietética y nutrición con un acercamiento integrativo.

El problema con la divulgación de salud en las redes sociales

¿Has escuchado a diferentes ‘profesionales de la salud’ transmitir ideas completamente opuestas sobre el mundo de la dietética y la nutrición?, ¿te has preguntado en quién puedes confiar o a quién deberías hacer caso? Probablemente no seas ni la primera ni la última persona a la que le han surgido estas dudas, pero debes ser consciente de que emergen de una profunda carencia de criterio.

La palabra criterio proviene del griego kriterion y significa “norma para conocer la verdad”, se trata de un conjunto de medidas, en muchos casos inefables o tácitas, que se aplican para determinar la calidad, la importancia o la adecuación de algo en relación con ciertos objetivos o estándares.

El trabajo de campo o saber interpretar la evidencia científica nutre tu criterio y te ayuda a determinar la veracidad de los contenidos de salud en RRSS, pero el coste de oportunidad de aprender estas disciplinas es enorme… Piensa que existen personas que encomiendan toda su vida y carrera académica a ello; haciendo una carrera, máster o doctorado. Pero no te preocupes, en esta serie de artículos te voy a dar herramientas para ser capaz de detectar afirmaciones dudosas y falacias lógicas; rápido, fácil y de forma comprensible.

Falacia lógica

¿Qué es una falacia lógica? Se trata de un argumento que es válido de forma aparente pero, en realidad, no lo es. Usualmente se emplean para persuadir a las personas con algún tipo de fin determinado, aunque también se cometen debido a la ignorancia, descuidos o falta de reflexión.

Debes tener en cuenta que un argumento puede ser falaz pero sus premisas verdaderas, por ejemplo:

  1. Los polifenoles de los alimentos han demostrado tener un efecto beneficioso sobre la salud cardiovascular.
  2. El vino contiene polifenoles.
  3. Por lo tanto, el vino es beneficioso para la salud cardiovascular.

Aquí podemos notar cómo las premisas 1 y 2 son correctas, sin embargo la conclusión no lo es. En este caso se trata de una falacia de composición.

También, un argumento puede tener premisas, conclusión y razonamiento válido, sin embargo, en el mundo real quizás no resulta útil, por ejemplo:

  1. Si una persona elimina completamente los carbohidratos de su dieta, es probable que experimente una pérdida de peso.
  2. Alberto ha eliminado completamente los carbohidratos de su dieta.
  3. Por lo tanto, Alberto va a perder peso gracias a eliminar los carbohidratos de su dieta.

Aquí, aunque el argumento tiene un razonamiento válido dentro de un marco específico, es importante considerar su aplicabilidad y validez en diferentes contextos en relación a otras variables relevantes. Por ejemplo, una dieta sin carbohidratos es:

  • Altamente restrictiva y puede suponer un problema para que la persona la sostenga en el tiempo.
  • Es ausente en fibra y puede tener consecuencias fatales sobre la salud cardiovascular e intestinal.
  • Puede no ser la mejor estrategia para mantener el rendimiento deportivo.
  • Aunque esta dieta realmente promueve una pérdida de peso debido a su restricción calórica, pueden existir otras estrategias que logren el mismo resultado con un menor riesgo para la salud e inversión de energía y tiempo.

Con esto quiero dejar claro que, aunque valorar de forma lógica los argumentos puede ayudar a elaborar un primer filtro de validez, puede ser necesario tener consideraciones al respecto. Cuando hablamos de nutrición y dietética, estas consideraciones van ligadas principalmente con el pragmatismo y los efectos que resultan de replicar los hallazgos o ideas validadas previamente con evidencia científica.

Post hoc ergo propter hoc

También conocida como post hoc, es un tipo de falacia que significa «después de eso, esto; entonces, a consecuencia de eso, esto». En esta falacia se toma por cierto que si un suceso acontece después de otro, el segundo es consecuencia directa del primero.

La temporalidad es uno de los criterios de causalidad pero, que se dé este criterio de manera exclusiva no garantiza la certeza del argumento. 

Fórmula del argumento:

  1. Ocurre el hecho X y, después, sucede el evento Y.
  2. Por lo tanto, X es la causa de Y.

Otra forma más matizada de formularlo puede ser:

  1. X pasó antes que Y.
  2. Y es causado por algo (que pasó antes que Y).
  3. Por lo tanto, X causó Y.

Ahora lo aplicamos al ámbito que nos ocupa con un ejemplo:

  1. Un dietista me ha recomendado que deje de comer alimentos con gluten porque ‘inflaman’.
  2. Llevo un mes de dieta, no queda rastro de dilatación abdominal y me siento con mucha energía.
  3. Por lo tanto, la dieta que evita el gluten es antiinflamatoria.

La realidad es que no sabemos si la dieta sin gluten es la responsable de la reducción en la dilatación abdominal y el aumento de energía en un caso individual porque:

  • No disponemos de otra línea temporal con la que comparar otro tipo de intervenciones.
  • No tenemos una máquina del tiempo para volver atrás y pasar ese mes sin ningún tipo de dieta 
  • No existe evidencia de que una dieta con gluten ‘inflame’ (dentro de la ambigüedad de este término tan mal empleado en el mundo de la nutrición)

Ad verecundiam 

Conocida también como falacia de autoridad, consiste en tomar como verdadero un argumento únicamente porque lo ha expresado una autoridad en un campo de conocimiento o, al menos, alguien que creemos que tiene autoridad en tal dominio.

La fórmula lógica de este argumento es la siguiente:

  1. X es una autoridad en el tema Y.
  2. X afirma que P es verdadero en relación con el tema Y.
  3. Por lo tanto, P es verdadero en relación con el tema Y.

Aquí tenemos un ejemplo enfocado al campo de la salud:

  1. Un médico ha dicho en la televisión que comer fruta engorda.
  2. Por lo tanto, comer fruta engorda.

En este razonamiento se ha asumido que el argumento es veraz simplemente porque lo ha dicho una persona letrada en el campo, cuya indumentaria, una bata por ejemplo, puede inspirar confianza. La realidad es que la apariencia, la experiencia o la dialéctica no aportan veracidad al argumento, en cambio, respaldar la opinión con evidencia científica sí nos permite elaborar un argumento válido en este contexto.

En este sentido, suele ser habitual encontrar situaciones como la que ocurre en este ejemplo:

  1. Las estatinas salvan vidas, lo sé porque soy doctor en lipidología.
  2. Por lo tanto, las estatinas salvan vidas.

En este otro argumento el emisor alude a su formación para justificar su respuesta, pero esto no aporta información acerca de la veracidad de la conclusión o las premisas. Aunque lo que comenta es verdad, debe respaldarlo con datos basados en evidencia científica. 

Conclusiones

En este artículo hemos presentado la herramienta de la lógica para conseguir realizar una valoración asequible del contenido de divulgación sobre salud que encontramos en las redes sociales.

Nos hemos centrado únicamente en las definiciones y ejemplos de falacia, falacia de autoridad y post hoc. Con esto, trataremos en próximos artículos otro tipo de falacias que se emplean de manera muy habitual.

Con el fin de aportar honestidad, no poseo ningún tipo de formación específica ni institucionalizada en filosofía o filosofía de la ciencia, pero he considerado necesario presentar de forma sencilla estas figuras sin sentar ningún tipo de cátedra.

Fecha de publicación: 06/05/2024 | Última modificación: 09/05/2024 a las 14:05
Siguiente post >La hegemonía de los consumos altos de proteína

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas publicaciones

Prioriza tu saludAgenda una cita ahora y da el primer paso hacia una vida más saludable.
Pedir cita

Publicaciones más vistas

Categorías

Publicaciones relacionadas

Técnico en nutrición y dietética

Si deseas perder peso, conseguir vitalidad o simplemente adoptar hábitos alimenticios más saludables, estoy comprometido a brindarte el apoyo y la orientación que necesitas para lograrlo.

linkchevron-down